Los médicos de Urgencias de toda España piden la destitución de la gerente del HUC

En NOTICIAS. CONFLICTOS/PORTADA

Los profesionales aseguran que la decisión de cesar a Guillermo Burillo se ha tomado por desavenencias personales y no por motivos de gestión, como indicaba el Hospital

La indignación generada en Canarias por el cese del facultativo Guillermo Burillo ha traspasado fronteras y ha llegado hasta los más de 77.000 miembros que integran la Sociedad Española de Medicina de Emergencias (Semes). El colectivo exigió ayer el cese inmediato de la gerente del Hospital Universitario de Canarias (HUC), Mercedes Cueto. Según el presidente de la Semes, Juan Jorge González Armengol, en declaraciones a EL DÍA, la gerente habría tomado la decisión por «desavenencias personales y no por la gestión», como justificó el propio hospital el día en el que se hizo público el cese. Asimismo, González Armengol afirmó que desde la Sociedad médica y científica se pretende abrir una investigación hacia Cueto puesto que, según el presidente, ha dirigido «un hospital que ha coaccionado» a las personas que «se pusieron delante de la puerta a protestar por el cese de un buen jefe».

El médico de Urgencias, Guillermo Burillo, fue destituido el pasado lunes, sin previo aviso, por la gerencia del centro hospitalario, justo después de combatir los días más crudos de la pandemia de coronavirus y tras seis años a cargo del servicio. Y lo hizo sin más explicación por parte de la gerencia del hospital de que la decisión se había tomado como consecuencia de un «cambio en la gestión interna del centro», por lo que sus subordinados decidieron tomar cartas en el asunto y dimitir en bloque al día siguiente. Un total de seis médicos que hasta entonces habían desempeñado su función como jefes de turno y de sección dejaron de coordinar algún tipo de acción en las Urgencias del centro hospitalario al considerar que el único proyecto de servicio con el que pueden estar de acuerdo es por el que ha estado trabajado Burillo los últimos seis años.

No fue una sorpresa

En aquel entonces, los profesionales que trabajaron codo con codo junto a Burillo afirmaron que la decisión no era del todo sorpresiva pero sí que «no había motivo» para tomarla. No obstante, ponían la pelota en el tejado de Mercedes Cueto pues entendían que era la persona que debía dar alguna explicación. El hospital por su parte se limitó a justificar que esta decisión se había empezado a fraguar en enero, cuando comenzó una auditoría al servicio por parte de la Gerencia. En este sentido, el presidente de la sociedad médica es contundente: «Se ha tomado la decisión por diferencias personales». González Armengol señaló que puede entender que existan rencillas entre ellos, pero que esa circunstancia, en ningún caso, debería extrapolarse a «la acción administrativa» ya que siempre debería primar «el respeto profesional».

Él mismo ha sido testigo de las diferencias personales que existen entre Cueto y Burillo. Lo pudo presenciar hace unos años, durante la planificación del Plan de Urgencias Canario (Pluscan) pues la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias -con José Manuel Baltar al cargo- le invitó a participar por su experiencia profesional. «Ella [Mercedes Cueto] estaba muy desubicada y no hizo nada», narró González Armengol que indicó que Guillermo Burillo fue uno de los profesionales que diseñaron dicho plan. «Conocemos a mucho gestores y esto [el cese a Burillo] no lo hacen los gestores profesionales», indicó el médico al tiempo que hizo hincapié en que desde la Sociedad tienen «un respeto enorme hacia la administración», especialmente a la canaria «porque tiene muy buena fama».

Una posible denuncia

Bajo esa premisa se ampara la contundente exigencia de la sociedad: «no se merece ponerla en entredicho con una persona como esta [Mercedes Cueto]». Asimismo, el presidente nacional de la sociedad profesional abre la puerta a una posible denuncia. «Nos han llegado excusas de que se han realizado auditorias y eso está por ver cómo termina, pero esperamos que no sea verdad lo que nos ha llegado, porque si no interpondremos una denuncia», alertó.

La sociedad no solo critica las formas y los motivos que han llevado al hospital a cesar a Burillo, también el momento en el que se ha tomado esta decisión. «¿Te parece normal que después de lo que hemos pasado, una tragedia, tenga tan mala baba como para tomar la decisión de esa manera?», replicó el presidente de la sociedad, que sentenció que no ha habido ninguna razón objetiva para acometer este cese y considera que nada en la situación que se ha generado «es normal». De hecho, ha llegado a valorar como «despreciable» el considerar que los momentos posteriores a una crisis sanitaria como la del coronavirus eran los ideales para ejecutar este cese.

Los sanitarios que trabajan en este servicio en el Hospital Universitario de Canarias (HUC) han estado sometidos a la misma incertidumbre y miedo que el resto de sus compañeros en otros lugares de España, sin ver a sus familiares ni a sus hijos y pasando muchas jornadas de estrés. «El único premio ha sido este», sentenciaba el pasado martes una de las jefas de sección subordinada de Burillo, Lisset Traveria.

En el caso de estos sanitarios del HUC además destaca su colaboración en momentos clave de la emergencia sanitaria como por ejemplo, a finales de febrero, ante la clausura y puesta en cuarentena del H10 Costa Adeje Palace. Además, como señaló Miguel Benito, también jefe de sección de Urgencias hasta el pasado martes, todas estas acciones las hicieron «porque Burillo nos animó a hacerlo». Además, lo han hecho incluso cuando el hospital aún les adeuda más de 10.000 horas por sus servicios por la cantidad de horas extra que han acometido durante la última década.

Ni un médico contagiado

Y con todo este contexto, mientras los sanitarios de toda España caían enfermos -587 en toda Canarias- en las Urgencias del HUC «no se ha infectado ni un médico», insiste González Armengol, que entiende que lejos de poder relacionar esta ventajosa circunstancia con la suerte, el servicio ha conseguido este hito gracias a las directrices marcadas por Burillo.

«Es un buen jefe, es muy respetado en Canarias y en toda España, es una persona con muchísimo prestigio, tiene gente que la quiere y tiene un currículum excelente», insistió el médico especialista en Urgencias. «Los canarios no se merecen esta imagen lamentable, estamos indignados en toda España», concluye el presidente de la Semes, que remarcó que sobre la decisión de Mercedes Cueto insistió en que «no es solo que se haya equivocado, es que exigimos que se cese a una persona que no se merece Canarias».

 

Eldia.es

 

Tags:

Latest from NOTICIAS. CONFLICTOS

Ir a Principio