Cambiar médicos por voluntarios: el plan de Castilla y León para tapar el abandono de la sanidad rural

En NOTICIAS. CONFLICTOS

El Gobierno autonómico de PP y Cs quiere lanzar un proyecto piloto en el norte de Palencia para formar a vecinos que atiendan a enfermos en situaciones de urgencias, pero el pueblo Barruelo de Santullán se organiza en contra de este plan.

Los vecinos de Barruelo de Santullán se están organizando en contra del último plan de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Castilla y León. El Ejecutivo formado por PP y Ciudadanos presentó al ayuntamiento y a las asociaciones un proyecto piloto que se resume en cambiar profesionales médicos por voluntarios para atender a los enfermos de urgencias.

Esta medida la anunciaron a la vez que se van realizando más recortes en la sanidad rural de la provincia. En Barruelo de Santullán llevan ya año y medio sin guardias médicas y con falta de personal en la atención primaria. Por esto mismo el ayuntamiento y las asociaciones están denunciando el plan de la Consejería de Sanidad que, además, critican que quiere «acabar con la sanidad pública».

Barruelo de Santullán es un municipio de Palencia que comprende hasta 16 pedanías y en las que viven unos 1.186 habitantes, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2019. Hay pedanías que llegan a estar entre ellas a cinco kilómetros de distancia y tienen una población, principalmente, de tercera edad. Un 26% de su población tiene más de 70 años y un 35% entre 50 y 70 años.

Cristian Delgado, alcalde de Barruelo de Santullán, explica que el martes pasado se reunió con representantes la Consejería de Sanidad –que está en manos de Ciudadanos– y las asociaciones del municipio. Allí el Gobierno autonómico explicó el plan.

Según varias personas que estuvieron en la reunión y la presentación completa, el plan tiene tres claves: la primera es dar unos cursos voluntarios para «primeros interventores» que sean vecinos del pueblo y que atiendan las urgencias de los enfermos, la segunda es repartir unas pulseras de geolocalización para personas dependientes y en situaciones de vulnerabilidad para que en una situación de urgencia avisen rápidamente a los voluntarios –no a emergencias– y la tercera es facilitar un médico de urgencias cuando haga mal tiempo y los habitantes no se puedan desplazar.

Desde la Consejería de Sanidad niegan que la intención sea sustituir como tal médicos por voluntarios, aunque sí reconocen la existencia del plan en los términos descritos. Sin embargo, el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, ha llegado a afirmar que el proyecto no tiene nada que ver con los problemas de asistencia sanitaria que existen como consecuencia de la falta de médicos.

 

Un nuevo y polémico modelo de asistencia sanitaria

El proyecto se impulsa en Barruelo de Santullán porque aquí ya se han suprimido varios servicios médicos, pero la idea es extender este plan y eliminar por completo las consultas médicas diarias en los pueblos pequeños, que sólo se atenderán con cita previa. Para las urgencias habría que acudir a los denominados ‘Consultorios Rurales de Agrupación (CRA)’ que se encontrarán en las cabezas de comarca y a los que tendrán que acudir todos los enfermos que se encuentren a media hora de distancia de su localización.

Esto entra dentro de un plan mucho más amplio del Gobierno autonómico, recogido en el Documento Marco: Nuevo Modelo de Asistencia Sanitaria en el Medio Rural, de la Consejería de Sanidad, donde se explica que se impulsarán los CRA para las poblaciones de referencia y los Consultorios de Proximidad (C-Prox) para los pueblos pequeños. Sin embargo, en estos últimos no habrá médicos a diario ya que tendrán una actividad «en función del volumen de población y según las necesidades clínicas necesarias» y siempre con cita previa.

Servicios públicos cada vez más debilitados

Según denuncian desde Barruelo, esta es una de las grandes y graves consecuencias de la despoblación. De hecho, la Consejería de Sanidad también decidió a principios de febrero eliminar ya el Punto de Atención Continuada en Barruelo de Santullán, es decir las urgencias médicas, los fines de semana. Decisiones políticas que merman cada vez más la sanidad rural y que dejan a las zonas despobladas aún más debilitadas de servicios públicos.

Ángeles Polanco, portavoz de la Plataforma por la Recuperación de las Guardias Médicas, habla del plan como «una broma de mal gusto». «Nos quieren abrasar por todos lados. Esta mañana he tenido consulta en el medico de cabecera y a las diez me han llamado diciéndome que el médico se iba a la consulta de Aguilar de Campoo. Nunca tenemos los dos médicos ni las dos enfermeras que deberíamos tener a diario. Mi padre ha sufrido dos ictus y si hubiera tenido que ir hasta Aguilar de Campoo, tardando una media hora, mi padre no hubiera aguantado», relata a este medio.

guilar del Campoo es un municipio de Palencia que está entre quince y treinta minutos en coche de las distintas pedanías de Barruelo. Según denuncian desde la Plataforma y el ayuntamiento, sus trabajadores sanitarios tienen que desplezarse como mínimo tres días por semana hasta allí por la falta de personal.

«Semana tras semana nos movilizamos. En Aguilar falta médicos y lo estamos pagando los pueblos. Nuestra población es mayor, ¿qué quieren, que un señor de 60 años cuide a uno de 80?«, denuncia Polanco.

La medida tampoco fue bien vista por la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF). El presidente del sector autonómico de Sanidad, Juan Carlos Gutiérrez-Rodilla, ironizó con que pedirían a la Consejería que «enseñe a pilotar un helicóptero a los vecinos del medio rural, para que ayuden en las urgencias y emergencias sanitarias. Si cualquier disparate vale, esto también puede servir».

La reorganización de las zonas rurales de Castilla y León

En los próximos días se esperan más movilizaciones en Barruelo. Delgado es el alcalde por parte del PSOE pero asegura que se reúnen en asambleas con las asociaciones, los vecinos y las formaciones políticas para «actuar todos juntos»: «Además de las medidas de presión que se decidan, tenemos ideas como presentar una Ley de reorganización de iniciativa legislativa popular«, apunta Delgado.

Parte del problema deriva de la reorganización que está realizando el Gobierno autonómico sobre las «zonas básicas de salud». La Ley 8/2010, de 30 de agosto, de ordenación del sistema de salud de Castilla y León establece cómo es el sistema, sin embargo, permite que el Gobierno autonómico modifique por «razones geográficas o de racionalización y eficiencia» los servicios y que se creen «otras divisiones territoriales». Un cambio sobre esto para establecer los parámetros es una de las alternativas que Barruelo se plantea realizar contra este plan.

Link a la noticia

 

Tags:

Latest from NOTICIAS. CONFLICTOS

Ir a Principio